LLAME AHORA

La salud sexual

La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2002) define la sexualidad como un aspecto central del ser humano en todas sus áreas de la vida y abarca el sexo, identidades y roles sexuales, la orientación sexual, el erotismo, el deseo, el placer, la intimidad y la reproducción.
La sexualidad nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida. A edades muy tempranas los niños ya comienzan a manifestar su sexualidad por medio de comportamientos y juegos. Asimismo, ésta se mantendrá y seguirá expresándose hasta la vejez.
La sexualidad reside en nuestra mente y es experimentada y expresada por pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, culturas, roles y relaciones, y se manifiesta a través de y en nuestro cuerpo, a nivel individual, y en interacción con el cuerpo del otro. Nuestra personalidad va a determinar nuestro comportamiento sexual. La sexualidad puede incluir todas las dimensiones referidas, sin embargo no todas ellas son siempre experimentadas o expresadas. La sexualidad está mediada bajo la influencia de la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.
La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso a la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales agradables y seguras, sin la coacción, la discriminación y la violencia. Para lograr y mantener la salud sexual los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y mantenidos o garantizados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Quieres +info o pedir cita?